Dios salve Cajasur

Si a este Dios que no levanta la mano para atajar la muerte de millones de niños en los países pobres se le ocurriera hacer un milagro económico y salvar los privilegios de  la jerarquía eclesiástica que domina Cajasur, juro por ese Dios que inmediatamente iría a la parroquia a pedir mi apostasía, aunque, por otra parte, reconozco que si no lo he hecho ya ha sido por pereza y, sobre todo, por el respeto a la educación que recibí de mis viejos. No me equivocaba cuando, en entradas pasadas de este blog, comentaba que la fusión de esa entidad con Unicaja iba a terminar como el rosario de la aurora.

Lo que ocurre en la caja cordobesa es gravísimo y la amenaza de intervención y subasta o, si no hay ofertantes, liquidación pura y dura es tan seria que debería hacer recapacitar a los señores con alzacuellos aunque sólo sea por no verse algún día sentados en el banquillo de los acusados en un juicio por haber llevado a la entidad financiera a su actual encrucijada.

En efecto, quiero lanzar una reflexión sobre el grado de responsabilidad de los gestores y, si me apuran, del conjunto del consejo de administración de Cajasur, cuyos miembros, recordemos, no son meras marionetas que cobran dietas por asistir a las reuniones, sino que guían su estrategia, aprueban sus decisiones y firman sus cuentas. En este contexto, si son verdad los cálculos contenidos en el informe que Boston Consulting Group ha elaborado sobre el estado de la entidad, y de los que Lourdes Lucio da holgada información en el diario El País, estaríamos ante una situación muy parecida a la intervenida Caja Castilla-La Mancha (CCM), donde sus ex máximos ejecutivos, ahora expedientados, ocultaron los números reales y la delicadísima situación financiera por la que atravesaba.

Y no me creo que las pérdidas para 2009 de las que habla ese informe para Cajasur -e insisto, si son verdad, nada más y nada menos que 528 millones de euros y un hipotético agujero de 800 millones por inversiones arriesgadas y no cubiertas-  se hayan producido de la noche a la mañana y que podamos, pues, dar por ciertas las cuentas con beneficios presentadas por la caja tanto a la patronal CECA, como a los medios de comunicación y, para más inri, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No hace ni un mes que El Correo de Andalucía informaba de que la entidad cordobesa cerraría el actual ejercicio en números rojos, aunque ni por asomo se pronosticaba que de tan rojos fueran incandescentes.

Y para éstos no hay que buscar diablos externos, sino que hay que cargar las culpas contra los administradores de Cajasur, tanto los pasados, en épocas del ex presidente Miguel Castillejo, como los actuales, quienes, aunque heredaron de aquél sus excesos inmobiliarios y una corte de reverencias laborales, poco han hecho para encarrilar la caja y adecuarla, ajustando red comercial y plantilla, a un entorno de crisis económica que merma el negocio financiero.

Mientras unas cajas, en silencio y pactando con los sindicatos, están acometiendo los recortes, ella prefirió olvidarse de los deberes apelando a un impacto social, el empleo, que ahora, curiosamente y como si fuera voto cautivo, le está sirviendo para levantar a las masas en su defensa. Unicaja, que ya ha cerrado oficinas y prescindido de personal (vayan a una sucursal y cuenten, dos empleados y poco más), también tendrá que acatar otro tijeretazo, no sólo Cajasur es víctima.

El informe de Boston Consulting Group para la fusión, muy duro, sí, es un documento de trabajo (no es, por tanto, la Biblia), que plantea escenarios y recomendaciones. A partir de aquí, caben buscar medidas no tan traumáticas para el empleo, como así ha sucedido en otros muchos conflictos laborales. Más grave será si el Banco de España toma las riendas de una caja que, si esa radiografía, insisto, es fiel, estaría ya por debajo de los niveles de solvencia y liquidez que exige el supervisor para que una entidad financiera pueda operar.

Y si la Iglesia prefiere la intervención antes que la entrega a Braulio Medel (que nadie dice que sea un santo, pero tal y como está el patio quizás sea un poco menos demonio), que se aplique primero su propia prédica del examen de conciencia y el dolor de los pecados. No menciono el propósito de enmienda, no puedo pedir imposibles.

P.D.

La parva. Me gustaría tener en Andalucía a una María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, que, en el caso de que Cajasur sea intervenida (parece ser que no, que los curas-cajeros se han dado cuenta de que no pueden presionar más), reclamara las mismas responsabilidades administrativas y penales que exige para los antiguos ejecutivos de Caja Castilla-La Mancha- ¿Las pediría para Santiago Gómez Sierra?

La simiente. Les aconsejo que lean este artículo sobre las responsabilidades que tienen los miembros del consejo de administración de una sociedad. Quizás algunos de Cajasur reflexionen.

La paja. Quién lo diría, IU sumándose a la Iglesia en el no. Es lógica su defensa del empleo y su negativa a que se pierdan tantos puestos de trabajo como dice el informe de Boston, pero no deja de ser curiosa esa comunión. Quiero recordar el conflicto de Altadis en Sevilla. “Tabacalera no se cierra”. Se cerró y se pactaron las salidas laborales (prejubilaciones, bajas incentivadas, traslados). Por cierto, algunos de los trabajadores que lideraron entonces la revuelta están ahora en la órbita de IU.

Standard

One thought on “Dios salve Cajasur

  1. Barquero says:

    …¿y donde estaba el B de España?,…¿hacia donde miraba?,…conozco de la profesionalidad de los Inspectores del B de E. Sé de la profesionalidad de las inspecciones y de de su minuciosidad,no hay partida del balance que no revisen hasta la extenuacion,….por ello no me creo que el Boston Consultin Group descubriera la «ingieneria financierra»que no descubrieron los inspectores del B de E.
    Si aqui alguien rompe la baraja es Unicaja.¿a que viene ahora exigir que Cajasur eche a la calle a 1.000 empleados?.
    En ninguna de las fusiones que se han hecho en Andalucia,por lo menos en los ultimos 40 años,se ha echado a nadie a la calle,…¿a que viene ahora esa actitud de Unicaja?,que es lo que quiere Unicaja?…..
    …y si aqui se hubieran pedido responsabilidades a mmiembros de los Consejos de las Cajas de Jerez,Monte,San Fernando,Rural de Huelva,Rural de Cadiz,….de Ronda…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *