Más que un avión, prestigio

Después de casi década y medio hablando y escribiendo del A400M, hoy se ha hecho realidad uno de los grandes hitos de la aeronáutica andaluza con el primer vuelo de este avión de transporte militar del fabricante europeo Airbus. Es un día emocionante para la compañía, los trabajadores, la ciudad de Sevilla y quienes durante todos estos años hemos seguido el proyecto desde los medios de comunicación. Sin embargo, la euforia no puede hacernos olvidar que el programa, el más importante para la compañía junto con el A380 y el A350, éstos adscritos al segmento de la aviación civil, acumula un trienio de retraso y que aún pasará factura.

En efecto, y aunque ninguno de los países europeos socios del A400M tiene la intención de abandonar el proyecto, aún queda por negociar con cada uno de ellos el precio final del avión, que la propia Airbus reconoce que sufrirá un significativo incremento, si bien se confía en un acuerdo. Tremendo susto, por cierto, el que dio Suráfrica al cancelar sus pedidos, pero, por suerte, ningún otro Estado no comunitario cliente de este programa se ha descolgado.

Urge, por tanto, que los socios estatales y Airbus alcancen un pronto acuerdo que despeje definitivamente la viabilidad de este proyecto y, asimismo, se consigan más encargos al margen de los 184 actuales. No serán tareas fáciles, habida cuenta del contexto de crisis económica, los disparados déficit públicos y las restricciones presupuestarias en los Estados.

Por lo demás, la aeronáutica andaluza ha sabido responder al desafío del A400M. Sus retrasos no son achacables a las factorías sevillanas (Tablada y San Pablo), como tampoco las gaditanas lo fueron de la demora del A380. Prestigio internacional. Chapeau.

P.D.

La parva. Superada la desconfianza, entre ellas incluso la de los trabajadores europeos de Airbus.

La simiente. La organización del evento del primer vuelo del A400M, de lujo.

La paja. Suráfrica canceló sus ocho pedidos, aunque tras el día de hoy quizás reconsidere su postura.

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *