¿Inaudito? No. Es Rajoy

Pues sí. Esta España está condenada y condenados sus españoles. Nuestros políticos siguen jugando a la política –que no haciendo política– mientras que se generaliza hacia nuestro país una gran desconfianza tanto exterior –encarnada ahora por Nicolas Sarkozy, el marido de Carla Bruni– como interior, siendo ésta incluso peor que aquélla, a ver quién levanta la economía nacional arrastrando como arrastramos alforjas repletas de pesimismo. Escuchando a unos y a otros, no sin mediar vergüenza ajena, me miro en el espejo que semanas atrás me regalara Juan Roig, presidente de Mercadona, y me pregunto qué más puede hacer uno por la causa, qué causa, la de salir de esta crisis. Y el careto reflejado frunce el ceño, se mueve de lado a lado y tan sólo responde, Juan, qué mal está la cosa.

No es para menos. La polémica desatada ayer por Luis de Guindos cuando habló del copago sanitario –señor ministro de Economía y Competitividad, usted podrá llamarle paraguas a su bolígrafo, pero seguirá siendo un bolígrafo, así que, por mucho eufemismo que busque, por copago nosotros entenderemos lo que usted denomina progresividad– es un clarísimo reflejo de una España completamente desquiciada. Por un lado, un Gobierno de Mariano Rajoy que acude a la prensa alemana para decir aquello que aquí –donde debería– no se atreve a decir y que rectifica sus propios Presupuestos apenas una semana después de aprobarlos. Por el otro, una oposición de izquierdas que, excesivamente crecida y agitada tras la derrota del PP en Andalucía, nos adentra en cuatro años de permanente campaña electoral, como si este país estuviera para tanta disputa.

Empecemos por esta última y su ya manido eslogan de las líneas rojas. ¿Quién ha dicho que no se puede hablar de qué? Si algo hemos aprendido de esta crisis económica, señores, es la necesidad de debatir de todo, absolutamente de todo, porque todo está en revisión. Desde la sanidad hasta la educación pasando por la legislación sobre el mercado de trabajo, los impuestos, el dinero otorgado a la Iglesia y, si me apuran, hasta la mismísima Monarquía. Insisto. De todo. El debate en sí ni puede ocultarse ni escandalizar porque para escandalosas ahí quedan ya la coyuntura y la elevadísima tasa de paro que tenemos encima. No me vale el decir de esto no hablamos. No. Las líneas rojas no son las reformas, sino cómo se afrontan y a quiénes realmente afectan, y es aquí donde rastreamos la labor del Ejecutivo.

Si no fuera por la seriedad que entraña el tema, daría hasta risa el intento del Gobierno y del Partido Popular por aplacar ayer la polémica desencadenada por De Guindos, que al fin y al cabo no hacía sino revelar la opinión del propio Ejecutivo –al que, por cierto, pertenece– y de varios presidentes y presidentas de comunidades autónomas por el PP regidas. Si el ministro de Economía quería hacer reflexiones personales, expresión utilizada por quienes salieron a rectificarle, que las hubiera hecho sobre la corrida de toros en la Maestranza de Sevilla y la oreja que cortó Manzanares, pero no sobre economía ni sobre una cuestión tan sumamente delicada como es el copago sanitario. Y no. No coló esa estratagema de la progresividad ni tampoco ese guiño populista de que serán las rentas más altas las que asumirán la adicional carga, puesto que, si así fuera, tan ridícula sería la recaudación como ridícula es también la procedente del recargo impositivo que algunas autonomías, entre ellas la andaluza, fijaron para los ricos.

Solución salomónica de Moncloa? Un anuncio tapadera y tardío, a través de un simple comunicado de prensa, de un recortazo adicional para sanidad y educación, con el que se rectifica el Presupuesto del Estado concebido hace apenas dos semanas. ¿Inaudito? No. Es Rajoy y ya nos tiene acostumbrados. Curados de espanto.

Partiendo del hecho de que la sanidad tiene un problema presupuestario, la cuestión sería sentarse y analizar cómo mejorar su gestión, cómo ahorrar y cómo ser más eficientes para que, en su conjunto, siga siendo universal y, en su conjunto, gratuita y no nos carguemos una prestación envidiada en el resto del mundo. Lo malo es que este Gobierno demuestra una y otra vez su nula voluntad de sentarse para consensuar unas reformas económicas que, con el aplauso de una mayoría más holgada que la suya propia, generarían mayor confianza en el exterior y en el interior, mientras que la oposición persiste en no querer darse cuenta de qué nos jugamos. Unos por otros y la casa por barrer. Mañana me volveré a mirar en el espejo. A ver con qué careto me encuentro.

La parva. Una nota de prensa. Sí, una nota de prensa. Una magnífica labor de comunicación –por si no lo captan, esto es suma ironía– por parte de Moncloa para anunciar que acelera los recortes en educación y sanidad por valor de 10.000 millones de euros. Es decir, días después de que Luis de Guindos lo sugiriera a la prensa germana. Y de aplicación inmediata, este mismo mes, de lo que cabe deducir que la tijera estaba detallada desde hace tiempo pero de ella ni nos informaron tras la habitual rueda de prensa del Consejo de Ministros de hace dos semanas ni tampoco en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso el pasado martes. Una simple nota de prensa con la que se intenta por parte del Ejecutivo calmar a unos mercados que constatan que la principal deficiencia de las cuentas públicas es que no contribuirán al necesario crecimiento de la economía española y, por lógica, del empleo.

La simiente. Normalmente la simiente es buena, con ella sembramos y cosechamos. Pero el pesimismo es tal que la simiente de hoy viene vana, vacía, seca, podrida. Seguimos, pues, con los recortes presupuestarios y el énfasis que se pone en el gasto social. Desde el Ejecutivo de Mariano Rajoy se anunciaron ayer recortes en materia de educación. Sólo recortes, sin concretar más. Se aparca, por tanto, una de las grandes reformas que requiere este país, la del sistema educativo. Con miras cortas, no a largo plazo, así se actúa. Confiemos, una vez más, en que sea tijera para el gasto superfluo, y no para el esencial en unos momentos en los que, debido precisamente a la larga crisis económica, el fracaso escolar se reduce mientras que la permanencia en clase se alarga y las necesidades de formación se incrementan. Se habla de la generación perdida. Esperemos que, dentro de cuatro años, no hablemos de ésta en plural…

La paja. Y rematemos esta nueva entrada de La Siega con los recortes y sus protagonistas. Luis de Guindos achacaba a las dudas sobre el conjunto de la economía europea, y no sólo sobre la española, la nueva ola de ataques de los mercados a la deuda de nuestro país. Sí, claro. Justo en los días posteriores a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado en España se acordaron los mercados de Europa. Para colmo, el Gobierno y el PP aplauden a Sarkozy en sus críticas a la situación de España, echando por tierra los cables de credibilidad que nos había echado la canciller alemana, Angela Merkel, a quien cabría ahora calificar de bendita en comparación con el francés. Pero de esta paja tampoco se libra el PSOE, que ha pedido al Ejecutivo de Rajoy no ser tan duro con los recortes del dinero público destinado a financiar a los partidos políticos. Sí, señores socialistas, su solicitud es todo un ejemplo para la ciudadanía.

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *